Capullo mon amour

Estoy ansiosa. La oruga se revuelve en su capullo. Puja por salir, por salir a bailar, y cantar, y decir "Sí, es así, soy feliz, seamos todos felices".
Remolinos de emociones todas juntas, a veces la presión me baja, a veces me sube el colesterol. Y te veo y tengo ganas de decirte: Qué lindo que sos.

Y eso. Nada más. Mirarte, verte a los ojos, y decirte: qué lindo que sos.

Y después viajar, sentada al lado tuyo en el auto. Y mirar a lo lejos adelante, el horizonte zigzagueante. Sentir cómo vibra el aire cuando estás cerca. Y sonreír.

Reír, sonreír, querer reír al lado de tu oído.

Todo eso me inspirás. O vos, o la vida, o la luna.

De todos modos pienso, ¿qué hago con todo esto? ¿Lo muestro? ¿Lo guardo? Se nota igual. No sé, por el momento disfruto la alegría y las erupciones volcánicas.

Buenas noches, nos vemos mañana.

Comentarios

r.rial de zarate brazo largo dijo…
epppppppppppa

Entradas más populares de este blog

Otra nota mental

Las Acacias