Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2008

Un nuevo cuento de hadas y gorilas

Imagen
Mayday, mayday, grey day...
Quisiera que venga un gorila y que con sus alas me lleve a ver todo en perspectiva. Una casa, otra  casita, Bueno ahora tenés que hacer esto, decir esto, hablar con este otro. Después doblás a la derecha y listo. Pum pum, dos tiros, pero chaleco antibalas, no preocuparse. Ocúpese, no le ocupe la mente a los demás. Haga lo que tiene que hacer. Pero... qué triste que el amigo sea gris, y que el payaso no llore... ¿Y qué pasa si ya no hay colores? ¿De qué me visto? ¿Me querés decir?

Bueno, eso no es problema, querida, trépate a tu castillo de amor, y cual Rapunsel, lanza tu frondosa cabellera hacia el bosque del este. Y hacia  allí, el fondo, con casitas, caballos y doncellas lavando sus calzones a la vera del río.
Oh! Maravilloso... ¡Gracias Gorila! ¡Miles de gracias!

Y despacito (aunque no llegué a ver bien) dio un golpecito de talones, y salió volando con su gorro de coronel.

Una vuelta más

Imagen
Queridos amigos, co-bloggers, compañeros de ruta.

Debo anunciar que hoy, he concluido la vuelta número veinticuatro sobre esta bola alrededor de la otra bola que da calor. Sí señor, veinticuatro circuitos, que abren otros infinitos, de vida, de posibilidad, de concreción y de libertad.
Estoy muy contenta, y me parece que es algo digo de ser declamado:
 ¡Ehhh! Ja, ja, ja. 
Siempre tan cursi yo... 
En fin.
Voy a poner unas líneas que poco tienen que ver con la ocasión, pero que sí tiene que ver conmigo porque lo leí hace unos días, y me sentí identificada. Es una sutileza, es un detalle, que describe un todo. Una arista, o una curva que nos forma el resto de la imagen. Describe a una mujer. Cómo sentimos, cómo actuamos, por dónde vamos.
"...María se iba dando cuenta de que había cosas que no podía preguntar, se trata de un método antiguo de las mujeres, perfeccionado a lo largo de los siglos y milenios de práctica, cuando no las autorizan a preguntar, escuchan y al poco tiempo lo saben tod…