Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2010

¿Algún traductor en la sala?

Me estresan los hombres. Me estresa pensar en ellos, enfrentarme a ellos, verlos, hablarles, entenderlos.

¡No los entiendo! No me entiendo a mí frente a ellos. Es como llegar a la frontera de un país de Europa central, y mirar los Alpes desde este lado. Y que un agente de aduana me pida el pasaporte en otro idioma. Un idioma rarísimo, con muchas erres. Áspero.

Y yo me quedo con la mente en blanco, mirándolo. Imaginando lo que sucede allá, del otro lado, en un bosque en medio de los Alpes.

¿Algún traductor en la sala?

Momento contemplativo de una película nacional

Esperando la señal. Esa que entre el torbellino estire su mano, y diga "¡Ey!"

Hola. Hola. Y mirarnos a los ojos. Un rato largo. Como esos silencios de nuevo cine argentino. El pibe mira por la ventana del micro... la mina escucha su mp3...

Y digan la verdad, nadie, nadie en esos momentos está pensando en la película. Uno está pensando en su propia película, como si estuviera uno mismo mirando por la ventana...

"Uy qué será de tal"
"Qué ganas de viajar"
"¿Será verdad lo que soñé?"
"¿Se estará mudando?"
"¿Estará bien lo que estoy haciendo"
"¿Sigo así?"
"Uy, mirá esa vaca..."
"No, mejor así, ni lo llamo"
Nada mejor que un domingo gris después de un sábado soleado.