Entradas

Mostrando las entradas de 2010
¿Qué pasa hoy que quema?

Queman las ganas de abrazar, pierde el sentido la soledad.

Será la luna, esa que despierta los rincones dormidos al sol... Tu luz, azul, hierve en mis venas, encandila lo que no veo. Y miles de manitos golpean por salir, como burbujas atravesando una masa de agua tibia.

Me llena de libertad y pena a la vez. Tus dos caras, falsa moneda. Una puro amor, potencia, libertad y confianza. La otra, ay! quema. Queman las ganas de abrazar.

El tema es toda esa realidad, que en realidad es esfera. Ni un lado, ni el otro. Todo un mundo.

El soportable peso del ser

Hoy no es otra cosa que el día despues. ¿Después de qué? El hito. Lo que tanto imaginamos. Lo que tanto temimos. Lo que tanta energía pusimos. El clímax. Meses, meses pensando, sitiendo, analizando.

"¿Qué pasaría si...?"

Bueno pues, parece que después de tanta vuelta, no era para tanto. Qué pasaría si vuelvo a ver a P., tocarlo, abrazarlo, besarlo...

Aparentemente nada.

Y creo que eso es lo más terrible jajaja. Tanto nervio y especulación para nada. Es un día más. Él es el mismo, yo soy la misma. Y está todo bien. Punto. Pero punto. Punto de que nada más. Ni siquiera me de intriga qué viene después del punto.

Seguramente con los días empiece a tejer y destejer nuevas teorías, nuevas historias, proyecciones, y deseos. Pero mientras la vida misma hacia adelante.

Y ya.

Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósitcos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los patos cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría


Mario Benedetti

IMAGINA

De tormentas de arena y golpes bajos.

Investigando casi de casualidad, descubrí que la próxima película de Iñárritu (21 gramos, Babel) está basada en un texto de "Kafka en la Orilla", del magnífico e idolatrado por mí y tantos otros, Haruki Murakami.


"A veces el destino se parece a una pequeña tempestad de arena que cambia de
dirección sin cesar. Tú cambias de rumbo intentando evitarla. Y entonces la
tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti. Tú vuelves a cambiar de
rumbo. Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes. Y esto se repite
una y otra vez. Como una danza macabra con la Muerte antes del amanecer. Y la
razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación
contigo. Esta tormenta, en definitiva, eres tú. Es algo que se encuentra en tu
interior. Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza,
taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir
atravesándola paso a paso. Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dire…
La alegría es mi templo

Declaraciones

Quiero Amigos Futboleros

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

"Abre más tu corazón. No eres ningún prisionero. Eres un pájaro que surca el cielo en busca de sueños "


Una frase suelta de este maravilloso libro del señor Haruki Murakami.

¿Llegó la hora?

Imagen
Siento que algo se rompió. Y cuando siento eso, sé que no hay vuelta atrás.

Tengo miedo.

¿Tengo miedo?

Todo va a salir bien

Sueltas

Un canto a la luna

Un pororó

Una mirada esparanzada, presente

contenta

miel miel miel

Incógnita, paciencia
soledad, fuerza amor

Vida. Sobre y bajo todo, vida.

Escuchen

La primavera se está gestando

Puedo escuchar el sonido de la savia
de todos los árboles

Su rumor, sereno, va gestando la revolución
Paciente, irrefrenable.

El mana de cada capilar
llegando al otro
contándole en voz baja
que está ahí

"Estoy acá"
Yo también
Yo también
Yo también

Responden las savias de los otros vasos
Y de un momento a otro
La conciencia es torrente
Direccionado
Pacífico, inocente y eterno

Reverdeciendo hasta a los musgos
Llegando apaciblemente a destino
Que es justamente, donde está
Donde tiene que estar

Silencio y rugido

Imagen
"La luz entraba a raudales por las ventanas y bañaba sus fotografías y el
poema que componíamos nosotros dos sentados juntos por última vez. Robert muriéndose: creando silencio. Yo, destinada a vivir, prestando oído a un
silencio que tardaría toda una vida en expresar"




*Patti Smith, del libro "Éramos unos niños", donde cuenta su vida junto a su primer amor, Robert Mapplethorpe.

Antes del amanecer

Hermosa, hermosa obra de arte.

Pongo esta parte de la peli porque es la parte en que se despiden. Y uno en ese momento está pensando "¿Valió la pena?".



Y sí, valió la pena. Esa sonrisa de Celine hizo valer la pena toda la película.



Peli de Richard Linklater
Hoy soy invisible.

¿Algún traductor en la sala?

Me estresan los hombres. Me estresa pensar en ellos, enfrentarme a ellos, verlos, hablarles, entenderlos.

¡No los entiendo! No me entiendo a mí frente a ellos. Es como llegar a la frontera de un país de Europa central, y mirar los Alpes desde este lado. Y que un agente de aduana me pida el pasaporte en otro idioma. Un idioma rarísimo, con muchas erres. Áspero.

Y yo me quedo con la mente en blanco, mirándolo. Imaginando lo que sucede allá, del otro lado, en un bosque en medio de los Alpes.

¿Algún traductor en la sala?

Momento contemplativo de una película nacional

Esperando la señal. Esa que entre el torbellino estire su mano, y diga "¡Ey!"

Hola. Hola. Y mirarnos a los ojos. Un rato largo. Como esos silencios de nuevo cine argentino. El pibe mira por la ventana del micro... la mina escucha su mp3...

Y digan la verdad, nadie, nadie en esos momentos está pensando en la película. Uno está pensando en su propia película, como si estuviera uno mismo mirando por la ventana...

"Uy qué será de tal"
"Qué ganas de viajar"
"¿Será verdad lo que soñé?"
"¿Se estará mudando?"
"¿Estará bien lo que estoy haciendo"
"¿Sigo así?"
"Uy, mirá esa vaca..."
"No, mejor así, ni lo llamo"
Nada mejor que un domingo gris después de un sábado soleado.

Honey dripping

Walking back to you is the hardest thing that I could do... That I coud do for you... For you I'll be your plastic toy... for you... Just like honey Purificame miel. Dulce, rasposa. Ayudame a bajar la atención, un poco más al centro. Ansias, ansias, demasiadas ansias. Mucha energía, y con ganas de que se desprolije. Yo debería haber sido una estrella de rock...

Que conste en actas

Acabo de dormir aproximadamente (ya no recuerdo con claridad) 23 horas seguidas...

Y hubiera seguido durmiendo...

Ponerme en posición vertical me costó mucho, y de hecho, tres horas después, sigo mareada, y si cierro los ojos podría dormirme en 3 minutos.

Es una experiencia harto intensa! jaja Pruébenla!

Y esto va para los que siempre me dijeron que con los años se duerme cada vez menos! jaja.

Larga vida a la oruga!

Salud!

Despertares

Desperté habiendo soñado mucho. Retazos de imágenes. No las recuerdo del todo. Sé que estaba mi abuela y un departamento vacío, con una cama de una plaza, con frazadas no muy limpias, y cajas con objetos tirados.
Y la sombra de mi abuela.

También sé que soñé con trabajo. Soñé que hablaba con Lucho y que estaba en la playa.

Soñé que dormía mucho, con mi gatita a upa. Soñé que me llamaban, me invitaban a lugares. Me decían cosas lindas.

Y desperté y la mayoría de las cosas eran ciertas.

No hay nada como dormir en tu cama después de tres semanas. Welcome home y doce horas de sueño pesado.
Pensar que cuando la pena ahogaba mi corazón... nada. Ahogaba mi corazón.

Y eso también pasó.

Qué fácil es ver el dolor a la distancia, y qué fácil es olvidarse de que el dolor se va.

Me voy a dormir pensando en todo este tiempo inmenso. En la incertidumbre del qué vendrá. Tratando de abrazarla y de no echarla. Que sea mi almohada un tiempo. Un tiempo largo y necesario.

Tiempo de mí.

La orquesta de la vida

Clorinda.

Antes de salir, una historia digna de "Sintonía de Amor" con Tom Hanks y Meg Ryan.

Estaba yo en el Aeropuerto Jorge Newbery y me llega un mensaje de un número desconocido. "Estoy en Buenos Aires, si querés nos juntamos un rato". Ya sabía quién era.
Yo, a punto de un viaje de trabajo, organizando, viendo que no falte nadie, con los nervios clásicos de un viaje de este tipo. Ni en pedo contesto pensé. Sea quien sea.

Duró dos minutos, y lo llamé. Dónde estás? En el aeropuerto.

Me caigo y me levanto... En qué aeropuerto? Aeroparque... Mentiraaaa. No boluda, posta. Peráaa, no puede ser. En qué parte? En la puerta. Yo estoy en la puerta! En dónde. Adentro. Bueno, yo estoy acá afuera.

Treinta segundos y estaba ahí. Él. Yo. Cinco años después. Me temblaban las piernas. Abrazo eterno. Tímido y eterno.

De fondo mi jefe "Silvi, Silvi, vení, quién falta" Y yo tratando de leer una lista de gente. Tildando nombres, me temblaba el pulso, no podía.

Lo abracé y es el am…
Quiero viajar en el tiempo, sumergirme en el mar transandino, bucear con el agua fría la sal y lo azul me peinan.

Fresca, nado, y nado, salgo a la playa y te abrazo, palmera. Gigante. Con hojas. Te trepo y el viento termina con la forma de mi pelo.
Arena, esa es la sustancia y el color de mi cabeza, hecha un nudo, pero al viento.

Dorada al sol, como un salmón a la parrilla. Quiero tatuarme tu mano, el surco de tus cayos como una huella digital nueva que se crea todos los días.

No es mi novio

No es mi novio, no es mi novio, no es mi novio, no es mi novio.
Y si todo lo bueno del mundo se acaba???*



*Ejemplo de por qué no hay que pensar en el futuro cuando te viene...

Llevaba un delantal con dibujos de piraña...*

Imagen
"Aunque no tenía frío sintió que la piel se le erizaba. La luz de la luna entraba en forma oblicua. Y en medio de esa luminosidad transparente había una niña vestida con yukata. Con una melena de león, miraba a Yusuke mientras dormía.
(...)
Por la puerta del depósito sólo entraba la luz de la luna. En el haz de luz se veía el finísimo polvo que volaba junto a la puerta. Reinaba el silencio, las partículas se movían como una imagen en cámara lenta. Yusuke no pasó más de cinco segundos observándolas, pero ese instante silente pareció durar una eternidad.
(...)
-Tuve la sensación de que alguien entró al depósito y salió.
-¿Una mujer?
- No, era una niña. Vestida de yukata.
-¿Ese yukata de carpas rojas?
- Sí, estoy seguro, era ése."

Fragmento de "Una novela real", de Minae Mizumura.


*El título de esta entrada, está tomado de algo que escribió mi amiga Sofía, el 1° de abril.

Delantal de pirañas..., yukata de carpas rojas..., todo lo mismo, ¿no?

Te quiero Sofi
Abrazo ultramarino.

A todos los que me quieren

"I am human and I need to be loved Just like anybody else does" Morrisey "Love is all around you Maybe not from the directions you are staring at" Björk
No quiero forzar nada, no voy a forzar nada. Sólo voy a vivir la vida, tomar jugo de pomelo y hacer "ahhh" cuando me termino el vaso.

Escuchar un poco The Smiths, mirar por la ventana, y bajarme Lost para los días de lluvia.

Ser feliz feliz, y agradecer todas las maravillas que pasan a mi alrededor.

Gracias

De películas y fotografías

Imagen
Estuve dos meses yendo y viniendo de Tandil y no tengo fotos. Ni una.

Pero esta vez es literal.

En la peli anterior pensé que no había sacado ni una foto, pero sí, había sacado unas 7 en dos meses.

Ahora la única que saqué, quedó en el celular de producción (que tenía cámara). Así que el que use el 5024-5647 (creo) observe que en el fondo de pantalla hay una hermosa flor de loto fuera de foco y movida, que fue tomada del jardín del castillo de Acelain.


En compensación, subo la única foto que me interesa de las 7 que saqué en la peli anterior.

Esta está oscura y mal encuadrada. Y no se entiende quiénes son, ni qué están haciendo, ni dónde están, ni nada. Pero el momento que evoca es lo que vale, supongo.

Estadísticas

Dieciséis viajes en dos meses : Dos pinchaduras


Bastante bien, ¿no?

Pena, qué pena, penita mía

Tengo una pena que no me deja. Cada dos semanas viene, me hace cometer tonterías. Últimamente viene cada viernes. Pero viernes por medio, me contengo y no hago tonterías.

Creo que esa pena es la que me dio fuerzas todo el verano. Sí, así de raro como suena. A algunas personas la tristeza las tira para abajo. En mí, es como una euforia que me impulsa a salir y a hacer más cosas.

Pero cada viernes... Cada luna llena... Me mira a la cara y me dice "hola amiga, no te olvides de mí" "Mirame a los ojos"

Y eso es lo único que quiero decirle a él. Mirame a los ojos y no pienses en nada. Y a mí. Pero qué inútil eso. Es un sueño infantil. Como cuando estás cansada y te imaginás una cama gigante, que ocupa toda la Avenida Santa Fe, desde Callao hasta 9 de Julio.

Marzo mortal

En un mes casi muero dos veces. Una aplastada por una estantería*, y otra por un camión.

El lunes pasado viajaba en un Renault 9 del año 96, con visible estado de deterioro por la ruta 3. No manejaba yo, ni dependía de mí elegir con quién ir. Caía la noche. Pinchó la goma. La remisera frenó bien, y paró en el pasto de al costado. Me puse contenta porque siempre me gusta un poco de adrenalina, de aventura. Lunes, siete y media de la tarde, en medio de la nada con un auto lleno de dinero (sólo yo sabía ese detalle). Nadie podría molestarme en medio del campo, ¿no?. Bueno pues. Resultó que la remisera se había olvidado de inflar la rueda de auxilio...

Nos dividimos, le dije que hiciera dedo hasta una gomería y le di cincuenta pesos para un remís de vuelta.

Como no había banquina, el auto estaba con sus ruedas de la derecha sobre la ruta, de frente al tránsito para poder subirlo con el crícket. Una ruta doble mano, sin rayita blanca en el medio. A todo esto, ya era noche cerrada. Sola. En l…
A veces sólo hay que esperar...

Sea feliz

Imagen
¡Empiece el día bailando!