El 18 de febrero comienza el año del Chancho de Fuego. Así lo dice Ludovica.
Leyendo y entreleyendo las páginas de su libro para este año, voy imaginando, voy creando mi año. No paro de soñar, de ponerle imágenes a las situaciones que posiblemente sucedan. Entre ellas hay una recurrente y que no se quiere ir por más que la eche a las patadas. Es ese chanchito que ha sabido ganarse mi corazón a pesar de la distancia y el tiempo que pasó.

Quizás es la imaginación, quizás la soltería. Sólo sé que en este momento muero por verte, y compartir una tarde pachorra o aventurera. Encerrados toda la tarde mirando películas en la madriguera o viajando, armando y desarmando la carpa, nuestra madriguera provisoria frente al mar, o frente al valle seco y caluroso.

No sé, N, es esta una confesión pública de amor, así como ha habido otras rogando tu desaparición.

Comentarios

Sol -.- Chi dijo…
Sil I Love you! Aguante los chanchos, era hora de que fuera nuestro año . . . que loco, Ange puso algo de los astros y vos del chino (que la verdad es en el que maaaassss creo) Cuando termines el libro, pasamelo.
Super lindo lo de N.

SSSsHhhhhh . . .

Entradas más populares de este blog

Otra nota mental

Las Acacias